miércoles, 21 de marzo de 2018

A la mitad

Saliendo de una tokata de un local de providencia aquella noche helada en las veredas peticor, encandilado por las luces de neon, aquella acera húmeda y resbaladiza por la escarcha, cielo despejado mezclado con el vapor que sale por mi boca y el humo del ultimo cigarrillo. Caminado entre bares y cafés de un Santiago a mitad de semana, a mitad de la noche, a mitad de la calle. Te encuentro sentada leyendo un libro y con una copa de aperol. Me siento en una mesa a tu lado mientras observo tu melena ondulada y tus labios pintados rojo italiano, El olor de tu perfume pasa por mi mente cual susurro potente exclama en mi mente.
Un whisky doble y una nueva cajetilla de cigarrillos son la excusa perfecta para acercarme a hablarte, pedir fuego, y esperar una sonrisa de tus labios y la oportunidad de sentarme en tu mesa…