jueves, 5 de octubre de 2017

El frío misterio de una borrachera en agosto

La primera plana del periódico indica que hoy es el día más frío del año, también indica que Carlos Cabezas toca en la Batuta hoy a la media noche.

Sentado en el living bebiendo whisky, recuerdo la fiesta en la casa de esa chica pelirroja adicta a la cocaína y a las mamadas en el baño, no lo pienso 2 veces me pongo mi mejor pinta y llamo un taxi mientras bajo las escaleras del edificio.

Billetera, Celular, unos gramos de coca y marihuana en el bolsillo secreto de mi chaqueta de cuero, tomo el taxi, mientras por la ventana las luces de neón de los anuncios me recuerdan el frío ártico de esta puta ciudad. El taxista me dice que va a llover y a nevar, no le respondo, voy escribiendo un mensaje al Peter..."¡¡¡ANDA A LA FIESTA DE LA PELIRROJA WEON O TE SACO LA CRESTA, AHHH Y LLEVA ESO QUE TE PEDÍ!!!...SALUDOS". Mientras tecleo por el teléfono el chófer pone música de mierda en la radio, al menos ya queda poco para llegar.

Bajando del taxi comienza a llover y me apresuro a entrar al edificio con una botella de Jack Daniels en la mano, golpeo la puerta del departamento, mientras se escucha música a mucho volumen, me abre la puerta la dueña de casa, vestida con un traje hippie horrendo, pero acorde a su facha artesanal pésimamente a mal traer.

Ya, en la fiesta, después de varios tragos y algunas líneas de coca en el baño con Peter, la pelirroja  y su hermana, me baja las ganas de ir a la Batuta a escuchar música y largarme de ese lugar, apestado de incienso y canciones somníferas para el estado intenso de ansiedad, yo quería Rock & Roll.

Con  mi evidente ebriedad y lloviendo a mares, salí a la calle a tomar un taxi, sin paraguas, ni cigarrillos, ni marihuana. No pasaba ni una mierda, así que decidí caminar, por suerte había una botillería abierta, compre cigarrillos y una botella de vino, la que fui bebiendo mientras llovía.

Después de una hora, y un poco más, pasó una micro, era los más parecido a una lancha, ya que, a esa hora todas las calles estaban inundadas con la lluvia, hasta el agua se metía dentro de la micro y lo peor de todo es que andaba con unas converse de lona, tenía los pies mojados. No había opción de volver, ni tampoco me importaba.

Legue al local casi al final de la presentación de Carlos Cabezas, alcance a escuchar la última canción, "El frío misterio",  mientras, estaba en la barra tratando de pedir un whisky, aparentando estar  sobrio. Con lo lleno del local intente acercarme al escenario pero era imposible. Una chica se acercó a pedirme un cigarrillo terminado el concierto y la acompañe a fumar afuera del local, era de México, estudiaba en Chile hace unos años, muy guapa, pero estaba muy borracho para intentar algo con ella, aunque cuando me dijo que andaba sola, cambie de opinión.

Bailamos, bebimos, inhalamos coca en el baño de mujeres, nos besamos y bebimos más. Me dijo al oído que fuéramos a su departamento, aún tenía la ropa y los zapatos húmedos.

Llegamos a su departamento, ya casi amanecía y hacía mucho frío, había dejado de llover, todo estaba congelado. Prendimos la estufa y me quite la ropa en el living, tire las últimas líneas de coca a la mesa y destape una botella de vodka que había bajo el televisor, estaba muy ebrio. La chica fue al baño y desde ahí, con ese acento tan exquisito, me dijo que la esperara en su habitación. Me tumbe sobre la cama mirando el techo mientras todo daba vueltas a mi alrededor, estaba extremadamente mareado, la chica sale del baño desnuda, tenía el cuerpo más hermoso que había visto en mi vida, comenzó a besarme el cuello y luego hacia abajo hasta hacerme sexo oral. La habitación no paraba de dar vueltas  y me dieron ganas de vomitar, ya era muy tarde para llegar al baño y tome lo primero que encontré. Parecía un puto grifo, vomite las sabanas, el suelo, la ropa tirada en el suelo, hasta el velador, la lámpara que tenia de adorno, incluso parte de la pared, mientras la mexicana me gritaba un rosario de Chingadas. Nunca había escuchado a una chica tan enojada. Con un zapato de tacón de punta en la mano la chica me echo de su departamento, no alcance ni a vestirme, estaba en pelota en el pasillo de un departamento mientras la chica lanzaba mi ropa por la ventana hasta el primer piso.

Escondido tras de un árbol en plena vía pública, intentaba recoger algo de mi ropa.

Que día más frío y misterioso fue aquel!!
        

viernes, 14 de julio de 2017

Detrás de la luz

Apaga las luces, destapa otra botella, suena Depeche Mode - Behind the Wheel en la radio, solo nosotros, todos duermen, solo la luz de la luna que entra por la ventana, tras la persiana, solo veo tu sombra, solo siento tu piel, solo siento el sabor de tus labios, la ropa en el suelo del living, entre copas de vino y colillas cigarrillos, beso tu cuerpo. Desnudos en un sillón, en esta noche de verano, seremos cómplices, y seremos amantes del silencio profundo, seremos adictos a las sombras y los secretos del momento. seré adicto a tus caderas, a esta lujuria, que despierta en esta acalorada soledad de la noche, del mas salvaje verano, en el que la bestia llamada lujuria se apodero de nuestras almas y fundió nuestra cordura.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Algún día

Algún día te tocará ser devorado por todos los animales que te comiste en la vida, puesto en una mesa, con una manzana en la boca, y el ano de tu maldito culo relleno de aliños.
Algún día vivirás bajo un techo de cartón, tapado con diario, oliendo a orina, bajo una estación de metro, buscando calor, recibirás la limosna de ese mendigo que te negaste a darle ayuda.
Algún día te tocará vestirte de puta y tragar semen de extraños a cambio de dinero, mientras los demás observan tu degradación, azotada en tus genitales veras como esas putas cínicas, que alguna vez fueron tus amigas de la escuela, te cuestionan la vida sin vivir las suyas.
Algún día esparcirás gasolina en tu cuerpo y te quemaras frente a algún Ministerio de vivienda, gritando a los cuatro vientos retóricas, que sólo valen la pena en esta vida de mierda.
Algún día tendrás que cruzar con rojo y ser aplastado por un camión de gran tonelaje, ser llevado a la morgue para que intenten recuperar algo de lo que quedó de tu cuerpo.
Algún día tendrás que saltar al vacío desde un edificio, cuestionando el motivo exacto de tal decisión hasta el final.
Algún día en una fiesta tendrás que ser drogado y violado por desconocidos.
Antes Tendrás de matar a alguien y ser muchas veces asesinado por tu propia alma.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Pensamientos varios

Hoy he vuelto a un bar que no frecuentaba hace mucho tiempo, la última vez que estuve aquí me echaron por una pelea con unos tipos que ya ni recuerdo.
Increíble, a pesar de los años, apenas entre y me acerque a la barra a pedir una cerveza el dueño del bar me dijo que si no me largaba del bar inmediatamente llamaría a la policía, No lo culpo.
Es de noche y caminando por calles vacías encuentro mendigos tapados con frazadas, cartones y mantas llenas de orina y vino en caja, aferrados a una improvisada fogata, prostitutas extranjeras y travestis subiendo en autos lujosos sin patentes, topless de mala muerte, peleas en la vía pública y uno que otro yonqui buscando algo que comprar.
Camino lento con una petaca en la mano y mi guitarra en la otra sin rumbo fijo, solo buscando donde pasar la noche.
Hace muchos años que no frecuentaba esta ciudad, todo ha cambiado, muchos recuerdos.
Me siento en una banca a descansar y prender un cigarro mientras miro una mujer asomada por el balcón de un edificio.
Tuve una mujer con la que años atrás en tiempos de verano frecuentamos estos bares, bebiendo distintas marcas de cerveza, caminábamos toda la noche y conversábamos sobre la vida y lo que nos mueve, nos hace caminar, la sensación de vacío que crea la necesidad de tener aquello que no poseemos. Siempre la quise, pero nunca tuve la valentía de decirlo, siempre la he extrañado, pero nunca la he vuelto a ver para decirlo.
Ya casi mi botella esta vacía y amanece en esta ciudad, buscare un lugar donde dormir o algún bar que aun esté abierto.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Plantado

Había una chica que conocí en la universidad, me gustaba mucho, en realidad me había obsesionado con ella, la invité a salir muchas veces, ella me dejaba plantado de la manera más atroz. Una vez me dejo plantado en un restaurante, otra vez en un pub, otra vez en una fiesta, otra vez en la playa, otra vez en la nieve etc. Aun así, yo insistía de la manera más estúpida y patética.                       
El día de su cumpleaños y la invité a salir, nuevamente, como regalo de cumpleaños, la invite a un restaurante muy elegante.                 
Esta vez me dijo que si, aunque sabia que era solo por interés, por ese momento era el hombre más feliz de la tierra.
Pidió de todo, tragos, comida, postre, ensaladas. Una cena espectacular, fue una hermosa velada.                
Me levanté de la mesa y fui al baño, pensaba en ella aun cuando estaba mirando la muralla, mientras meaba, me acordé de todas las weas pencas que me hizo siempre, de todas las veces que me dejo plantado y todas las noches que llore por esta mina, no me importaban.                       
Cuando salí del baño caché que estaba hablando por celular con otro tipo, que la iba a llevar a bailar o algo así después de cenar.                      
Estaba tan enojado y me sentía usado que cuando llego la cuenta la miré. eran 95 lucas mas la propina.                     
Me levanté de la mesa, como si nada, caminé a la salida, pedí un taxi y apagué mi teléfono.                  Me fui a un bar que estaba cerca de mi casa a beber toda la noche.                       
Al otro día con una resaca del terror prendí el celular y vi que tenía 45 llamadas perdidas de esta mina.                       
Sólo le mandé un mensaje diciendo lo lindo que lo había pasado y que mil disculpas, pero me salió un percance y que gracias por la buena onda y disculpa la molestia. obviamente era uno de los mensajes de tantos que ella me había mandado cuando me dejaba plantado.
                

La rubia amada

La conocí hace varios años, cuando trabaja de vendedor, yo tenía 19, había salido del colegio y quería ganar dinero para salir de vacaciones, ella como 38 años, usaba silla de ruedas, había perdido las piernas en un accidente automovilístico junto a su marido, usaba prótesis de plástico, en realidad nunca le pregunté si tenia hijos, solo sabía que era casada, se había separado y vivía con su mamá y en un departamento.
Éramos colegas, Yo era el nuevo y ella estaba a cargo de mi capacitación para enseñarme a no cagarla.
Conversando un día en la oficina, la invite a almorzar, ella aceptó y fuimos a comer juntos.
De ahí caché como que había onda, nos pusimos a hablar de cosas más de la vida de la familia, de amor, del sexo y cambio todo. Ya no éramos compañeros de trabajo, nos hicimos amigos y confidentes.
A la hora de almuerzo fumábamos marihuana y de repente su petaca en la oficina que guardaba dentro de la prótesis.
Salíamos a beber después de la oficina, he inhalamos coca en el baño de discapacitados, Me invitó a su casa el día de su cumpleaños, nos besamos, fue inevitable, después de eso todo cambió y me enamore de ella, era distinta a todas las mujeres. Hicimos el amor en su silla de ruedas me excitaban sus prótesis, aunque también besar sus cicatrices y jugar con su silla de ruedas dentro de la pieza del motel, fumábamos hierba y escuchábamos música para tirar.
Tuvimos una relación de amor y trabajo.
Un día lunes, me despidieron, junto a varias personas más, por reducción de presupuesto.
Nunca más la volví a ver.
Nunca olvidaré a esa mujer, sobre todo sus prótesis, su silla de ruedas y el olor de su perfume.


Ropa

¿Y si nos vamos de dé este lugar?
Me dijo al oído con voz delicada, pero decidida.
La mire a los ojos y le respondí con una mirada de incredulidad. Me tomo de la mano y nos fuimos a la calle a tomar un taxi. No paso ni una wea, así que caminamos a un paradero, por suerte había una botillería abierta.
Nos quedamos esperando que pasara algo en que irnos a su casa, muertos de frío con una petaca en la mano, hablándole puras tonteras que ya ni recuerdo.
Finalmente, llegamos de amanecidas a su casa en un taxi, ni recuerdo cuanto me salió, solo recuerdo que el weon me cobro súper caro y le pague con un billete falso por care raja.
Entramos a su casa y ella puso música, me dijo que iba a preparar algo para beber que la esperara en el living. Obviamente me quede raja dormido de lo borracho que estaba.
Cuando desperté al otro día, con un dolor de cabeza de los mil demonios y dolor de espalda por lo incomodo del sillón estaba tapado con una frazada.
Fui a baño a mear y lavarme la cara, silenciosamente intente salir de ese lugar, hasta me saque los zapatos para no hacer ruido, cuando intento abrir la puerta de la entrada, la mina aparece y me invita a tomar desayuno. Mejor le pedí aspirinas y una cerveza.
Me presto el baño, me duche y me paso ropa limpia de su ex. me quedaba media apretada.
Ya en la tarde, sentados en el comedor, comiendo ceviche, me dijo que tenía un carrete en la casa de un amigo y me invitó, porque le daba lata ir sola, de caliente le dije que sí.
Vimos tele, fumamos, hablamos, escuchamos música, tiramos, nos duchamos juntos y salimos donde su amigo.
Cuando llegamos, me di cuenta que el amigo no era en realidad el amigo si no que el ex.
Que imbécil me veía, sobre todo vestido con la ropa de ese weon.

Invitación

Ese día todo funcionaba de maravillas, las luces tenues del departamento, una rica comida preparada por mí y una muy buena compañía a la espera.
El conserje me avisa por citofono que mi invitada a llegado. Como era de esperar me puse mi mejor traje, mi perfume favorito y mis zapatos nuevos.
Abro la puerta y ahí estaba.
Lucía radiante en su vestido rosa, su pelo rubio suelto y esos ojos verdes que matarían a cualquiera con un corazón frágil como el mío en ese momento.
- Hola, te traje un regalo.
Me dice con su dulce voz y su tierna sonrisa. Era una botella de vino tinto, mi favorito.
- Que rico huele, Me dice tiernamente.
- Le digo, Hoy preparé algo especial para ti.
El rubor en sus mejillas hace que mi corazón lata con fuerza en cada segundo.
Te conocí hace unos meses, ¿lo recuerdas?, estábamos en esa tocata de mi amigo y me acerque a ti a invitarte un trago, nos intercambiamos números de teléfono. Tu andabas con tu amigo y conversamos toda la noche. Ese día hasta me regalaron marihuana, un sujeto que conocí, me dijo que era músico, poeta, pistolero y jugador de cartas o algo así.
Seguimos cenando y charlando mientras escuchábamos bossa nova de música de fondo. Luego salimos a la terraza a tomar aire fresco y seguir conversando cuando me acordé de la marihuana de aquel tipo que conocí y recordé que lo tenía en el bolsillo de mi chaqueta.
- Quieres fumar?, le pregunto
- Por supuesto, me responde con una sonrisa, sabes hoy lo he pasado muy bien contigo, tenía un mal presentimiento, pero me atreví a venir a tu departamento, me contesta.
Le sonrió y me acerco a ella a darle un beso.
Todo va muy bien en la terraza, mirado la luna, fumando marihuana y besándonos.
- Esta marihuana está muy buena, ¿dónde la conseguiste?, me pregunta mientras aguanta el humo del pito.
Nos besamos apasionadamente, le tomó de la mano y nos vamos al living, mientras beso su cuello, bajó la cremallera de su vestido, siento como su respiración es cada vez más rápida y más fuerte, ¿le miro sus ojos.
- ¿Qué pasa?
- ¿Estas bien?
- ¿Me escuchas?
- ¡¡¡mierda …que pasa!!!, le grito.
La chica se había desmayado, la movía de los hombros, le hablaba, le tomaba el pulso, entre en pánico.
No sabía que mierda hacer. Tome el citofono y llamo al conserje. En ese preciso momento la chica tirada en el sillón, con convulsiones, botando espuma por la boca, despierta.
- ¿Qué paso?
- ¿Me desmaye?
- ¿Cuánto tiempo estuve desmayada? , me dice con cara de confundida.
Yo con el citofono en la mano y una cara como si hubiera visto la muerte tragarse parte de mi alma,
La tome en mis brazos, ella me abrazó del cuello y la lleve a mi cama, le traje un vaso con agua, le tome la presión con una máquina que me regalaron para mi cumpleaños y me quede toda la noche despierto cuidándola.
Al otro día cuando desperté, se había ido, solo dejó una nota de agradecimiento y un beso con lápiz de labios en una servilleta.
Eso fue lo último que supe de ella ya que no contesta mis llamada.

Me dio pena

Fui al mall a comer algo, era la hora de colación en la pega y vi un tipo sentado solo en el patio de comidas, súper pinteado, con facha de cantante de reggaeton o bachata, una bufanda de colores y zapatos deportivos, con una rosa roja, un oso de peluche y un globo con forma de corazón en su mesa, pasado a colonia, miraba su celular cada 5 segundos.
Me senté cerca del él por qué estaba desocupado y por morbo también, igual quería ver qué onda la mina cuando llegara, como era, que iba a pasar, de puro cahuinero.
Me quedé esperando más de una hora, comiendo lento, y el tipo miraba para todos lados, la gente lo miraba también, obviamente algo así llama la atención, creo que por el gesto romántico o el morbo de la gente, al verlo con cara de desesperado sentado solo.
Termine de comer y cuando me voy parando de la silla veo al chico pararse, caminar y botar la rosa, el oso y el globo en la basura, donde la gente bota la basura de las bandejas.
Se escuchaba el susurro de la gente como moscas, yo me hice en loco y caminé a bajar la escalera para volver a la oficina, me lo encontré nuevamente en la bajada de las escaleras con los ojos rojos y secándose las lágrimas.
cuando salió del mall se puso unos lentes tipo futbolista y se fue caminando hacia el metro.

Niñas

Rodeado de niñas que juegan a ser rudas tras una pantalla, asustadas por quien abre sus puertas, escondidas de la mínima ley pero impunes a toda autoridad, con ojos ajenos al sol, sus pálidos rostros muestran penas maquilladas en cortes de navajas y pitos de marihuana, alientos de cerveza barata y tibia, escondidas bajo la cama escuchando el ruido que sale de esos parlantes, acalla las voces de un momento oscuro grabado como aquellos tatuajes baratos que algún amigo le regalo a cambio de un trio con su amiga lesbiana, es que entiende y escucha como ninguna.
Es día de semana, no hay clases, hay paro, mañana nada importa e igual que hoy, solo esperar y agotada de esperar que la vida golpee la puerta y venga a pasar la boleta, mientras en el velador la foto de una infancia se quema con la colilla de un último cigarrillo, ese que fumo días enteros en aquel cuarto donde terminaban en la piel tersa y usada contra la pura libertad.
No queda más que odiar cada día y esperar el fin.

Soy

Soy de los que no se levantan temprano los fines de semana .
De los que beben en día de semana.
De los que comen sopaipillas con pebre en la calle.
De los que Duermen, toman y carretean arriba de la micro.
De los que tienen antiácido aspirinas y lorazepam en el velador.
De los que en septiembre siembra.
De los que sacan la vuelta y todo lo hacen de malas ganas en el trabajo.
De los que se fuman uno en la mañana.
De los que beben en la vía pública.
De los que el trabajo les queda a la mierda de lejos.
De los que nunca están cuando pasa algo interesante.
De los que saluda a los perros.
De los que los domingos desayunan mariscal con limón.
De los que tiene pocos amigos y varios conocidos.
De los que pone música fuerte para molestar a propósito a los vecinos.

Hoy

Hoy de una cosa estamos seguros…ninguno de nosotros saldrá de acá con vida.
Hoy he decidido vivir lo que nadie vivirá por mí.
Hoy comprendo que algún día encontraremos lo que estamos buscando.
Hoy he tomado una gran cantidad de anfetaminas y las he mezclado con whisky.
Hoy nada puede salir mal con un bate en la mano caminando por la calle.
Hoy busco a alguien a quien amar y desdichada en su soledad con mi cara empapada de sangre.
Hoy quiero besar en la frente a la muerte y ver a los ojos al miedo.
Hoy es momento de tomar decisiones que hieren el corazón, pero cicatrizan las heridas de mi podrida alma.
Hoy caeré peleando en mi memoria aislada de brazos rotos.
Hoy veré nacer mi alma nuevamente, alguna vez muerta en la barra de alguna cantina, perdida en el sur entre vasos, rancheras, cocaína y mujeres de vestidos floreados, escotes pronunciados, ojos pintados, labios húmedos y lenguas ardientes que queman mi piel en noches donde el pseudo santo pronuncia su salmo podrido junto al rebaño de ovejas descarriadas.
Hoy te veré a los ojos y juntos volveremos a nacer.

14 De febrero

¿Hola como estas?
¿Bien gracias y tú?
Todo bien…
¿Cómo estuvo el día de los enamorados?
Excelente muy romántico, ¿y el tuyo?
No sé por dónde empezar…
Cuéntame que paso…
Verás, desperté temprano ese día y fui a comprar pancito para preparar un desayuno especial a mi novia, además era nuestro aniversario de 1 semana. Fui directo al almacén de la tía Yola y me encuentro con ella…
¿Con quién?
Tu sabes, ella, estaba hermosa, con un vestido amarillo, su melena pelirroja y sus ojos verdes. Supe en ese instante que aún la amaba, no había superado esa etapa…Conversamos un rato mientras compraba el pan, me contó que venía de visita a ver a sus padres y que hace un mes había terminado la relación con su marido.
Chuta, ¿y qué hiciste la invitaste a salir?
No wn, me dijo si a acompañaba a la plaza a fumar algo, acepte y fuimos. Se me paso toda la mañana hablando con ella, no aguante las ganas y la invite a salir, ella acepto y me dijo que fuéramos al mercado a comer mariscos.
¿Y tú polola?
Raja durmiendo a esa hora, El día anterior carreteamos hasta tarde.
¿Y qué paso?
Fuimos al mercado muy volados pedimos mariscos, vinos, cervezas etc. Fuimos al parque nos volamos más, tomamos más, fuimos al estadio como en los viejos tiempos, fuimos a un bar a beber más, nos volvimos a volar, fuimos al cine, la fui a dejar a su casa, nos fumamos el último pito junto con unas latas de cerveza y nos besamos al final.
Qué lindo wn…jajaja.
Lo peor fue después.
¿Qué paso?
Tanto copete y marihuana me fui a la chucha, vomite todo, me manche la ropa, los zapatos, se me perdió la billetera, mis lentes y era de noche así que solo camine de un lado para otro hasta que llegue a casa. La puerta estaba abierta, mi mina destrozó todo a su paso, el living, el comedor, el baño y el dormitorio. Se llevó mis discos, me rompió una guitarra y me dejo una carta que decía:
¡!!Feliz día de los enamorados y feliz aniversario Hijo de puta ¡¡¡.
Puta wn que lata… ¿oye y el pan?
¿Cuál pan?
El que compraste para desayuno de tu novia.
¿Y qué crees que estás comiendo?
Haaaa con razón está medio duro…pensé que estabas remodelando tu casa, pero no me atrevía a preguntar.
Jajaja salud wn.
Salud.

Un día Cualquiera

Un día de mierda, en una mañana de mierda, en un trabajo de mierda, en una oficina de mierda, en un puesto de mierda, haciendo cosas de mierda, más aburrido que la mierda y ganando plata para hacer más ricos a weones de mierda, recibo una llamada telefónica justo cuando estaba en el baño. La llamada es de un amigo, con el cual el día anterior nos habíamos juntado a beber cervezas y ver futbol.
Aló
Wena weon como estay?
Encañado un poco con la cerveza de anoche y el culo gigante de la mesera.
Jajaja weon, que vas a hacer más tarde?
No se weon, ¿por?
¿Quieres ir a ver a los Rolling Stone?, hoy tocan en el estadio nacional y tengo 2 entradas.
¿Me estas webiando?
No wn en serio…
¡¡¡Si wn demás voy!!!!
Bacan wn, te espero a las 4.
Jajaja, bacan weon, gracias, me hiciste el día hermano, eres grande weon, nos vemos.
Salgo del baño, vuelvo a mi puesto, veo la hora en mi reloj, guardo mis cosas y me largo.
Esa mañana todo me valía una mierda, luego del medio día, todo me sigue valiendo mierda, es rock&roll, lo único que vale la pena en esta vida de mierda. Ahora voy directo a pasar una tarde cervezas y buena música en compañía del demonio.

Tokata

Hoy es viernes, ya casi acaba el día laboral, solo me queda apagar el computador, ponerme los lentes oscuros y mandar a la cresta toda indicación de mi jefe e invitaciones de after hour de mis colegas.
Llego a mi casa para descansar un par de horas y luego ducharme, comer algo y después salir.
Tomo mi bajo, las llaves, el celular, mi billetera y me dirijo a tomar un taxi. La tocata aun no comienza.
Ingreso al local, guardo el bajo en el camarín, voy a la barra a beber una cerveza y esperar a los demás para la prueba de sonido.
Una buena prueba de sonido, compartir con las bandas, fumar algo, beber otro poco y escuchar a las nuevas bandas.
Vuelvo al camarín para afinar y soltar los dedos, ya nos toca, subo al escenario, conecto mis efectos, cables y ecualizo, todo suena bien, me doy vuelta y veo a toda la gente, amigos que nos fueron a ver, gente que ha oído hablar de nosotros y nos ve por primera vez, también gente que no tenía idea de que existíamos o se pregunta qué mierda hacemos arriba del escenario.
Hace calor, mis dedos acalambran, tengo sed, todo se escucha muy fuerte, pero nada de eso importa, siento adrenalina corriendo a toda velocidad, es un éxtasis tocar en vivo.
Hemos terminado, muchas felicitaciones, abrazos y festejar con amigos toda la noche.
El próximo fin de semana y todos los que quedan de mi vida estaré aquí para esto.

Día de Negocios

Es el día más lindo para salir a pedalear beber jugo natural y tomar sol con un aire limpio. Ya tengo la piel quemada con el sol, poleras arremangadas, pantalones cortos, un gorro y gafas para cuidarse la vista.
Todo va bien, un rico desayuno de huevos, tostadas, jugo de naranja y frutas antes de tomar la bicicleta. Una botella de agua y buena música me acompañan a mi paseo para recorrer este pueblo plagado de álamos, tortillas de rescoldo, miel, aire puro y lindas mujeres.
Después de un par de kilómetros recorridos en este hermoso pueblo rural, encuento un río cristalino, descanso en la orilla de este y me desvisto para nadar un rato. Todo es muy tranquilo y cálido, el agua está muy agradable, me visto y descanso un rato antes de continuar mi camino.
Monto mi bicicleta y continúo mi agradable viaje, pasó por chacras, huertos y viñas en las cuales bajo para sacar unas cuantas frutas y guardarlas en mi mochila para más tarde.
Encuentro un pueblo con casas de adobe, parrones en los patios y grandes telares de colores brillantes.
A mitad de camino noto un letrero anunciando almuerzos caseros, bajo de la bicicleta, entro y pido una cazuela y una botella de vino. El mozo y dueño del lugar insiste en que pida postre de la casa hecho por su señora, hago caso y luego retomar mi rumbo, contento, por la exquisita comida del lugar y la amabilidad de la gente.
Llevo horas pedaleando y ya está oscureciendo, me detengo a descansar, preparar una fogata, y como la fruta recolectada antes de mirar el mapa, es hora de continuar mi viaje.
Ya es de noche y el camino esta oscuro, solo la luz de la luna alumbra mi camino y la linterna de mi bicicleta, luciérnagas y conejos se cruzan en mi camino y al mirar el horizonte veo unas luces.
Llego a mi destino, el punto acordado, me espera una camioneta con las luces encendidas y 2 extranjeros me esperan, entrego la mercancía de mi mochila, y los extranjeros analizan la pureza mientras cuento el dinero y reviso que los billetes estén limpios.
El trato esta hecho, ya es hora de regresar, pero ya es muy tarde así que a mitad de camino me preparo para acampar bajo las estrellas con un bolso lleno de billetes como almohada, ha sido un buen día.

Fiesta de cumpleaños

Son las 1 de la mañana, en la casa de la cumpleañera todos felices, no conozco a nadie. Cuentan historias de carretes a los cuales no fui, anécdotas de trabajo que no estuve presente, historias de carreras universitarias, compañeros, facultades de las cuales no estuve, no estaré y no me interesa estar.
Son las 3 de la mañana y estoy en una camioneta inhalando cocaína mientras me hace sexo oral una chica que conocí hace unas cuantas horas. Tenemos sexo en su 4x4 mientras habla de pasar piola después en la fiesta porque su marido se puede dar cuenta.
Entro nuevamente y bebo whisky mientras hablo con un hombre calvo, un poco gordo y muy ebrio pero agradable. Hablamos de fútbol, de su trabajo y cuando hablamos de su familia prende un cigarrillo mientras llora desconsolado.
Son las 4 de la mañana y un par de discusiones de parejas celosas, trapitos al sol y un par de arrancadas de amantes y maridos gorreados, cosas raras que uno ve a esta hora de la noche.
Son las 5 de la mañana y pido un taxi, ya es hora de irse a casa y dormir un poco, o llegar a casa a escribir algo que valga la pena leer mañana.

After

Hoy nos juntamos a hablar, a beber algo y charlar de nuestras vidas, me pides consejos y opiniones de temas que realmente no comprendo, ¿consejos de amor?, ¿relaciones de pareja?, ¡qué sé yo de eso!
Solo se de escribir, de música, de tragos, de drogas, de putas y jeringas. Solo conozco el dolor de agujas en los brazos, de heridas de huesos rotos y moretones de peleas, las únicas penas de amor que conozco son las del quirófano y cuando pasa el efecto de la anestesia.
Una sensación de escalofríos en pensar en algo como una relación seria, creo que no sirvo para eso, solo me quedo callado en la oscuridad abrazado a la noche fría del ácido.
Prendes un cigarrillo y hablamos de nosotros, con un signo de pregunta en mi cara, solo provoco una sonrisa tierna en ti.
Prefiero que hablemos de tus ex y tus fracasos en el amor. Hablemos de ese novio que te golpeaba y lo aguantaste, ese novio que te cagó con tu amiga en tu propia cama, ese novio que se aprovechó de tu chequera y vivió de tus pulmones casi un año. Hablemos de la vez que te dije que me gustabas y me hice tu amigo con ventaja durante tanto tiempo, después fui tu amante cuando te casaste.
¿Hace años que no nos vemos y quieres consejos de amor de alguien como yo?, mejor pide otro trago y cuéntame de tus hijos y cómo va tu vida de divorciada.
-No, no vale la pena, solo no funciono lo de ustedes.
-Tus hijos son grandes y lo comprenderán.
No sé qué más decir. Es bueno decir adiós y dar vuelta la página, como cuando te pegas en drogas duras mezcladas con mezcal.
Terminamos en algún motel del centro un poco ebrios y un poco idos de nosotros mismos.
Dime si te hago olvidar, aunque se aun momento tus problemas, dime si algún día esa promesa de amor será verdad, dime si nos volveremos a ver nuevamente, dime si te paso a dejar a tu casa o te llamo un uber.

Verano del 93´s

En el verano del 93’s conocí a una chica que le gustaba beber ginebra, la llevaba en una matera todas las tardes a la playa, ella tomaba sol desnuda al mediodía en la piscina de su casa y con el tiempo su acento se hacía cada vez más chileno o al menos eso creía.
Nos juntábamos en la playa todas las tardes en el mismo lugar para beber, hablar de nosotros y mirar la tarde. A veces llevaba mi guitarra y te cantaba canciones de Ilegales y los Prisioneros, aunque preferías a Soda y Charly.
En las noches salíamos a los bares a contarnos historias con extraños y drogarnos.
Ese verano decidí estudiar literatura, dejarme crecer el pelo y planear un viaje a tu país para fines de año, nunca hice nada de eso, me dediqué a beber, escribir y tocar guitarra.
Nunca más supe de ti.
Después de tantos años he vuelto a la misma playa y te he encontrado en el mismo lugar donde nos vimos la última vez, con la misma matera, la misma rubia melena y la misma sonrisa que me flechó el corazón ese verano, salvo que ahora tienes esposo e hijos.
Desde la distancia estas igual de hermosa que aquel verano del 93.
Vuelvo al hotel, con una botella de ginebra en la mano para celebrar que al menos alguien es feliz después de haberme conocido.

Día de Playa

Desperté temprano y fui a comprar cosas para tomar desayuno, un pack de cervezas, whisky, cocaína y potes de ceviche.
Me fui a la playa con las compras en la mano, a esta hora la playa está vacía.
Caminar me hace bien, canto una canción de los Clash, “Straight to Hell”, mientras destapo una cerveza. El agua esta fría, pero solo me anima esto a cantar más fuerte.
Solo, camino, bebo y canto, los perros me siguen, esta nublado y solo veo algunos deportistas corriendo por la playa haciendo el quite apenas me ven.
Llego a unas rocas y me siento a mirar el horizonte. Ya es medio día.
No entiendo a esos escritores que necesitan estar solos en casas grandes para escribir tonteras que no viven, que no sienten, que no aman. Metáforas y semántica putrefacta de inspiración snob.
He escuchado historias y poemas más divertidos e interesantes en los bares de este pueblo, que libros maracos de escritores de mierda, hasta las putas son más interesantes en este lugar, siempre tienen algo divertido que contar.
Hoy estoy lejos del trabajo, de Santiago, de mis amigos, de las personas y la sociedad en general, soy feliz.
Sigo caminando hasta el hotel que por lo demás es una mierda, pero el precio valía la pena, cuando abro la puerta me doy cuenta que ya es tarde y veo que lo que había comprado ya se acabó, solo traigo la bolsa con latas y botellas vacías, solo me queda salir a comprar nuevamente.
Es hora de almorzar y me voy al restorán de la esquina, que me recomendó el caballero del Hotel. Una buena cazuela, una botella de vino y un cogollo de camino a la playa.
Ya despejo, está lleno de gente, autos, toallas, pacos sacando partes. Mejor volver.
Caminar me hace bien, tarareo una canción de los Beatles “Get Back” y trato de parecer estar sobrio por la avenida principal.
Llego al Hotel y me tiro a la cama a dormir una siesta para despejar mis ideas, mis demonios y las voces que me atormentan.
Ya es de noche, me tomo una ducha, me cambio de ropa y me dirijo al bar.
Caminar me hace bien y tarareo una canción de los Doors “Love Street” mientras pienso en esa chica del otro día, me pidió fuego, hablamos, nos drogamos, bebimos y nos leímos la suerte entre historias mirando amanecer en la playa.
Hoy la he vuelto a encontrar, la secuestro para fumar algo de mi cosecha personal. Mis ojos delataron lo feliz que estaba de que aceptaras mi invitación. Por muy enajenado que me vea de este mundo siempre hay alguien con quien compartir una noche tóxica.

¿No te ha Pasado?

¿No te ha pasado levantarte un lunes asustado porque la alarma no sonó?, debido a que el puto celular se le acabó la batería a mitad de la noche y no lo dejaste cargando.
Salí de la casa corriendo, sin tomar desayuno, con la ropa arrugada, total, no hay tiempo para planchar, ves pasar la micro, que para variar, no te para. La otra micro se demora 30 minutos en pasar, me subí y la tarjeta no tenia plata. Da lo mismo, tengo el saldo de emergencia y saco plata en el cajero cuando llego al metro. Para variar, la micro es lo más parecido a un caracol por lo lento.
Llegue al metro y el cajero esta malo así que voy a tomar otra micro, eso o caminar para llegar a otra estación, porque es el lugar más cercano donde hay un cajero, me la banco y camino. A todo esto, ya es muy tarde y como es verano, temprano hace calor, así que voy mega sopeado a la otra estación. Saque plata, cargar la tarjeta, y me meto al sauna chileno llamado metro, que para variar va lleno, para variar me toca ir en el vagón mas hediondo de Santiago, o al menos así lo creí.
Llegue tarde a la oficina y te como el reto de mi jefe porque olvide la reunión de temprano, prendo el computador y veo que tengo 1.000 correos sin ver, aun no me he tomado ni un café y ni siquiera saludar a los demás, eso da lo mismo todos me caen mal.
¿Qué pasa contigo?, me dice el jefe enojado y recuerdo que por salir apurado no eche la comida al bolso, por tonto, gastar en comida o cagarme de hambre.
Trabajo a full para responder la mayoría de correos y pendientes.
Ya es hora de almorzar, En el baño, un cartel que dice: "En mantención", el otro está ocupado.
Salgo a comer y sin ni uno, obligado a pasar de largo.
Vuelvo a la oficina a terminar la pega, el baño sigue ocupado, y el conserje me avisa que el aire acondicionado esta malo.
Me como unas galletas, un café y sigo trabajando. Facturas, pagos, notas, Boletas, ni siquiera has visto el Facebook.
Se acaba el día, me voy a casa y el jefe me pide que me quedes más tarde para terminar con los informes de fin de año que aún no están listos. Así que suspendo los panoramas que tenía para ayudar a terminar la pega.
Pensé que te demoraría 1 hora, que al final fueron 4 casi 5 y el jefe me recuerda las horas que le debo así que no te las va a pagar, olvídalo.
No importa, ya en casa, cansado a más no poder, acalorado, transpirado, apretado, hambriento, chato.
Llego a casa, el refrigerador está vacío, no hay cervezas y nada para fumar.
El jefe me llama al celular para avisar que a primera hora hay reunión con el cliente, que llegue temprano y que no falte.
Entras a mi habitación, me recuesto y me quedo inmediatamente dormido. En el sueño, recuerdo que no puse la alarma del celular y que me queda poca batería, pero no me interesa despertar, mañana el día me va a importar lo mismo que hoy, Nada.
¿No te ha Pasado?.

Con los pies en la tierra

Te he buscado de todas las maneras, te he escrito para que veas lo que siento, siempre espero verte y espero el momento de estar juntos.
Solo promesas, solo sueños, solo ganas, pero nada más.
Qué más da, si no soy de tu tipo, no soy de tu clase, no soy lo que esperas, es solo una idea de mi cabeza.
Esas ideas que se te encajan, soñar con momentos juntos, ideas de ver películas un sábado en la tarde, sacar a pasear al perro, salir a carretear y el domingo tomar cervezas gratis en el supermercado.
Ni siquiera podría hablar de algo, si nunca ha sido.
Es algo patético, lo sé, pero así es mi estupidez.
Me da vergüenza esta situación, por el hecho de no ser correspondido y a sabiendas de eso seguir siendo un tonto persistente.
Que soy para ti más que un borracho, un pésimo músico, un soñador ridículamente degenerado, y lo peor de todo, un pésimo escritor. Pero tienes razón, al menos tengo este trago en la mano y esta línea blanca que no me dejan ni con todo lo idiota que soy.
Solo me queda soñar con momentos falsos que al menos sirven para escribir todas estas leseras varias, que la mayoría son intentos fallidos de conquistar tu alma con mis historias.
Espero dejar de hablar contigo, que me eches de menos, que me respondas porque me extrañas, es el resultado patético y desesperado de todos los soñadores.

ARKANA

Después de tanto tiempo solo me queda agradecer a esa amiga que me dio el empuje para escribir, la cual admiro y me conquisto el corazón, con su gran coraje y su gran amistad.
Con la cual hablábamos de baudelaire, que le gustaba mis historias, que nos fotografió en varias de nuestras tokatas, que me aconsejaba literariamente y que cada vez que tocamos aquella canción me recuerda la gran amiga que fuiste. La chica del club de golf.
Estás en cada línea que escribo.

Resumen del año

Recuerdo cuando era joven, le robaba dinero de la cartera a mi mamá para drogas, este año la he visto menos y ella lo agradece.
Recuerdo nunca dejar una botella vacía en alguna fiesta de liceo, hasta que me echaron del liceo, aun me recuerdan y me escriben mis ex compañeros.
Recuerdo haber tenido una erección en el metro por culpa de una chica que después la invite a salir, me dijo que era un idiota porque vomite en su vestido.
Recuerdo haber conocido a un tipo que tenía en la oficina un tazón horrendo con la foto de Pinochet en su escritorio, la llene de orina un día que me dejo trabajando hasta tarde, ese día me propuse dejar de drogarme en horas de oficina, ahora solo me emborracho.
Recuerdo el pelotazo en la entre pierna jugando a la pelota un fin de semana, todos lo recuerdan con gracia, menos yo.
Recuerdo haber sacado fotos de mi pene estando borracho y mandarlas por WhatsApp a mis compañeras de trabajo. todas me bloquearon, menos la señora del aseo y Gutiérrez, el chico nuevo de la oficina.
Recuerdo haber conocido a una chica un día de lluvia en el paradero de la micro, yo tenía paraguas y ella se acercó a mi lado para no mojarse con la lluvia, recuerdo enamorarme todos los días del año de alguien distinto.
Recuerdo haber pasado horas en el baño de la oficina viendo weas en el celular con tal de sacar la vuelta.
Recuerdo haberme atrofiado el cerebro un fin de semana completo viendo porno y tomando vodka, ese día lunes me dieron licencia.
Recuerdo que mi jefa me pilló mirando su escote, creo que se enojó y no me dio bono de navidad, me importo una mierda y lo saque de la caja chica.
En resumen, otro año desperdiciado.

Cada día pasa

Días como estos no hay mucho que decir, solo queda mirar al espejo mientras me peino y prender un cigarrillo relajante antes de ir a trabajar.
Sonreír en la oficina, dar las gracias, pedir permiso, aguantar la sed y preocupar a los demás con cosas sin importancia.
Cada día estoy más sordo, cada día estoy más gordo, cada día estoy más viejo, cada día me cuesta más despertar, cada día me cuesta más sonreír, cada día pasa.

Domingo por la mañana

Hoy desperté y me prepare un vino con frutillas que había comprado el día anterior, las he dejado macerando toda la noche.
He despertado un día domingo a las 7:30 de la mañana, asustado, jurando que era lunes, no pude conciliar el sueño, creo que es algo propio de mi edad. Últimamente he estado más ansioso que de costumbre, se me han venido muchos cambios y el próximo año muchas metas.
Mirando por la ventana pienso en cómo será mi nueva vida, pienso alejarme del rock & roll, de las drogas, del alcohol, ser un hombre de bien, alejado de las estupideces normales en mí.
Pienso en dejar de ver a los amigotes, dejar la escena underground, de ausentarse de los bares, ser una persona decente, de bien, trabajadora, sobria, bien vestida, hacer deporte, cuidar animales, ser vegano, ver comedias, opinar de política, votar, ir a misa, disculparme con esos tipos que golpeé el otro día en ese bar añejo, que por lo demás les debo una silla rota y unas botellas quebradas, también pienso pagar todas mis deudas de los amigos y de los bares.
Son las 9:00 de la mañana y decido tomar este ultimo trago por los viejos tiempos. Por los huesos rotos de peleas, por los rasguños de mis nudillos, por las botellas vacías de mi habitación, por las mujeres, que a uno lo vuelven loco y lo llevan a hacer estupideces.
Son las 11:00 de la noche, después de varios litros de vino, un par de gramos, además de una tarde de cine, llegue a la conclusión que los domingos en la mañana me vuelven completamente estúpido y la próxima vez que me levante a esa hora, me tomo unos lorazepam y duermo hasta el otro día.

Domingo

Domingo de falopa, whisky, cigarrillos, chica sensual y Jimi Hendrix de fondo.
No sé dónde estoy o cómo llegué. Solo sé que mañana es lunes y me vale una mierda. Solo sé que esa chica con su acento me enamoro. Solo sé que hemos tenido una buena noche. solo sé que no he dormido hace mucho tiempo y que el mar se ve hermoso al atardecer.
Mañana es lunes, vuelvo a Santiago, no sé cómo ni me interesa, mañana es lunes y solo quiero que esto no acabe, saber el nombre de esta chica y destapar otra botella.

Libertad

Tras las rejas vuelan aves salvajes, cortando el viento con sus alas.
Tras las rejas veo nubes, viajando hacia el este, abrazando la sierra.
He llegado a pensar que la única manera de amarte será de manera platónica.
Lo que es real, es el cariño, pero es un deseo lejano y extraño que nos separa, Es el hecho de nunca haberte conocido y vivir en mi conciencia.
Mirando la luna, imagino que también la vez, y estés donde el mar descansa, Beso las estrellas y espero algún día abraces la bendita libertad.

Chilito

País mal parido, con valores de mierda, costumbres de mierda, educación de mierda, cero respeto.
Viven como animales, se tratan como animales, viajan como animales, conducen como imbéciles. Nadie respeta a nadie, menos a ancianos y niños, donde nadie importa más que ellos mismos. Donde pisotear a otros, independiente de su condición humana, es normal, no saben hablar, no saben dialogar, no saben valorar, respetar, querer. Solo saben odiar, ignorar, menosprecia y pisotear al más débil.
País lleno de weones prepotentes, superficiales y dispuestos a denigrar todo.
País de esclavos conformistas, amantes de migajas y deudas usureras, país de un pueblo ciego que muere lentamente, producto de su ego y su ignorancia.

Final

Al final del día veo que estoy metido en un pozo sin fondo, No puedo salir, y la cornisa de ese gran edificio me parece cada día más atractivo.
Solo quiero mirar el techo y que el tiempo se detenga, cada segundo que pasa es una puñalada que me recuerda que no hay otra oportunidad, solo dan ganas de correr, gritar y desgarrar la piel que me come.
Día tras día todo fue una mentira, siempre nos mintieron, alguien nos lo dijo, pero no lo creímos, o éramos muy niños para entender.
Hoy, cansado, con las manos ensangrentadas y la piel quemada, pienso en el futuro, como un salto al vacío, de cabeza, el cual espero llegar a mi fin y embarrar el cemento con mi cráneo. Si tengo suerte, alcanzar a terminar antes una novela maldita.

Ocasión

Bajando rápidamente las escaleras del metro, casi tropiezo, por lo apurado que iba, alcance a entrar justo antes que se inicie el cierre de puertas, fue solo suerte de no quedar con la puerta en la cara.
Aun por la carrera me sujeto de una manilla y sin querer le tomo la mano a una chica. Ella sonríe y yo también, la mire a los ojos y ella también, sentí que me sonrojaba y baje la mirada.
La miraba y la miraba, ¿no me atrevería a hablar con ella o sí?, Cuando tomo aire mientras pienso en decir algo inteligente para que se fijara en mí, vi en su dedo un anillo.
Todo se fue a la mierda.

Martes

Día martes en la mañana, me siento un zombie, tengo el cuerpo a medio funcionar, al igual que mis sentidos. En la micro, mirando por la ventana, solo veo más personas con ansias de que el día acabe pronto.
Es un día gris, el ánimo no es el mejor, incluso, veo a un colega de la pega subir a la micro, pero no pienso saludar, porque no me cae bien y es muy temprano para hacerse el amable con weones.
Siento que me voy a enfermar.
De putas, alcohol y semana de mierda, de vodka naranja al desayuno, de frío en la cara que congela la retina de mis ojos, cruzando la autopista, es hora de ponerse la careta y fingir ser un weon más de este sistema, es hora de aparentar estar dentro de la sociedad con una felicidad como la de un puto tarado, como monitor de pastoral de parroquia, como un hombre sin futuro, feliz de hacer millonarios a otros a cambio de un golpecito en la espalda y un sueldo de mierda.

Peleas weonas

Oye ya córtala.
Aburrete déjate de webiar.
Si no estoy peleando, no quiero pelear contigo.
Ya te pedí disculpas, ¿que wea mas quieres?.
Pero si me trataste como las pelotas ¿qué más quieres? ¿Qué te aplauda?
Claro, siempre la culpa la tengo yo, seguro tu no haces nada, la pobrecita, que no quiebra ni un huevo.
La victima, te gusta a ti solamente, pero te los devuelven y queda la cagada.
Yaaa ohhhh, ¿vas a seguir con la wea?, córtala, para, cálmate.
¡Pero porque te pones a llorar!, si no te he dicho nada malo, te pedí disculpas.
Por favor para te estás pasando de la raya, ¡No metas a mi familia en esto!.
Puta la wea, que le pones color, mucha teleserie, déjate de insultar.
Ya, ya, ok, ok.
Perdón por decir que tu hermana tenía buenas tetas, ya no se puede ni hablar.
Ahora, ¿paramos con la pelea?, no sabía que era tan joven, no lo parece.

Cita II

Fue muy difícil ver tu cara nuevamente después de la última vez que nos vimos, esa vez rompí una botella en la cabeza de tu novio, pensando que era la única manera de mostrar que aun te amaba.
Aún recuerdo esa noche en la comisaría, nunca pensé que llamarías a la policía.
Tu mamá aún recuerda ese cumpleaños. El otro día la vi en la feria y la ayudé a cargar las bolsas hasta su casa.
Siempre supe de ti, de cómo pasas la vida, aunque tu padre aun me odia, por esa pelea y del golpe que le di, por meterse en la discusión con tu ahora, marido.
Supe que tienes hijos, que eres felizmente casada, pero aún recuerdo que me dijiste que no lo amabas, pero era lo mejor para tu futuro, para el futuro de tus hijos, emocionalmente estable y decente, todo lo contrario a mi.
Y como dirían los Ilegales "Aquí está la tumba, de nuestro amor, una playa mojada y una botella de ron".
Nos vemos el otro jueves a la misma hora y la misma habitación de aquel motel.
Qué lindo haber dicho que no y ver tu cara de odio por haber rechazado la oferta, Algo que busqué por mucho tiempo, algo que tenía, luego de que lo tuve, lo deje ir, me arrepentía de haberlo hecho, pero en ese momento pasaba por otros estados emocionales. Maldito destino que me atormenta y se ríe de mí en la cara una vez más, esta vez fue más difícil de lo esperado. Nada que una botella de vino y un poco de hierba no solucione.

Ascenso

Recuerdo haber pasado más de 4 horas 1/2 enseñándote a llenar formularios y cuadraturas de balances, que por supuesto, no tenía ni la más puta idea de como hacerlo, solo era un pretexto para tenerte cerca mío y ver esos ojos azules que me hacían respirar más rápido que de costumbre.
La farsa no duró mucho, puesto que te descubrieron y la cargaste conmigo, solo veía tus labios escupir furia y tus ojos llenos de ira en tinta de sangre. Por mi parte. solo respondí: Jefa pero si usted debería saber esas cosas, por algo le dieron el puesto. Claro que todo era falso, si se comía al jefe.
Al día de hoy no recuerdo que me dijiste, solo recuerdo que tu finiquito ayudó a pagar la multa de la empresa y te fuiste sin ni uno. Ese día me dejaron en tu puesto, porque yo era “el más capacitado”.
Fue un ascenso rápido, ya que tenía todo de mi lado, junto con los formularios y balances corregidos.
No te enojes son solo negocios y espero en el futuro contratarte como mi secretaria y hostigar sexualmente tu cuerpo, ya que comprenderás que es solo amor.

Viernes

Ese viernes, después de salir de la oficina, me fui a mi casa a dormir un rato, ducharme y vestirme para la ocasión. Es el cumpleaños de ese loco que no me acuerdo como se llama pero siempre hablamos weas fomes cuando lo veo en alguna tokata, o en algún bar, o en la plaza tomando. Me lo encontré en el metro y me dijo: ” Weon, voy a estar de cumpleaños y hay carrete el viernes”.
No puedo decir que no, además no había nada más interesante que cagarse de frío.
Fui al bar de siempre y me encontré con una tokata, de esas en las que ya me siento viejo, o muy saturado. De olor a humo de pitos, coca, axila, pilsener y poto, mezclado con bandas de 3 acordes, 1000 efectos y pintas de rudos, para ocultar lo mierda que fue su infancia. Aun así, la idea de estar ahí, decir: Yo estuve en ese lugar, con mis amigos, y me reventé con el festejado jalando.
No puedo ser indiferente a lo que pasa, por eso uno evoluciona, para mejor o peor, creo que no es nada más que sentirse trillado, de hablar con los mismos, entender la mitad de lo que hablan por el ruido y lo duro que están de tanto jale, las mismas bandas, los mismos peinados, el mismo bar de los desconocidos de siempre.
Solo alcance a estar 45 minutos y me dieron ganas de irme, de virar de toda esa mierda. ¿En qué momento se convirtió esto en moda?, ¿Desde cuando, bandas de 100 canciones que suenan una igual que otra son bandas cool?, Eso era para los ramones. Pendejos que me hablan de bandas que no conozco, y no tengo ganas de escuchar, movimientos culturales de las selfies, arte que se venden al primer fondart, tatuajes rudos de las chicas del lugar.
¿qué mierda hago acá?, ¿Porque vine?, ¿Porque escucho a este tarado que escupe mientras habla por lo duro que esta?.
Al rato lo entendí, no lo sabía hasta que la vi, me acerque para saludar y me miraste con cara de: ¿qué haces aquí?, ¿quién eres tú?.
¡A la chucha me voy!, solo te agrade la vez que tenía falopa, En ese momento me hablaste y te reías de mis chistes, te gustaba mi perfume y como te follaba con música de fondo.
Al rato te acercas para saludar, más que coqueta. Me dices: “Invítame un trago y salimos a fumar afuera. Yo, como weon, obviamente dije que sí, me tenías a tu antojo, desde la última vez que fuimos a tu casa a darnos como caja.
Al rato aparece un tipo de la nada y toma a la chica del brazo diciendo con cara de enojado:
-!Vamos, apúrate!!
-Le digo: ¿Qué onda weon que te pasa?
-Enojado, el tipo me dice: !Vo no te metai weon!
-Lo tomo de su chaqueta de cuero y le digo: ¿qué te creí weon, su marido?
-Con ojos ensangrentados y la nariz llena de coca, el tipo me responde: Claro que lo soy weon, soy su marido, ¿Quién chucha eri vo?.
No me quedó más dejarla ir, sin decir una palabra.
Lo pase mejor al rato de esa noche, con las colombianas, en la casa de ese chato que tampoco se me su nombre, pero siempre me hace reír.

Cita

Recuerdo esa tarde que te invite al cine, me dijiste que sí, no pude contener la emoción, pase a cortarme el pelo, hasta me lustre los zapatos.
Llegué en mi auto a tu casa y tú me esperabas con ese vestido de lunares blancos que una vez te dije que me gustaba. Fuimos a ese cine arte que me hablaste y el cual yo lo encontraba muy aburrido. Juntos, vimos la cartelera, traté de esconder mi dicha de tomar tu mano.
Todo se fue al carajo cuando vi la cartelera de mierda que tenía ese cine pseudo artístico de la puta madre que lo pario. Pensé que me dirías que nos fuéramos a otro lado, un bar, por ejemplo, para borrarnos en ginebra, hubiera sido la mejor opción, pero elegiste la peor película mamona que pude ver en la vida.
A mitad de la película salí al baño a mear y de pasada vomitar por lo asqueroso del ambiente de mierda. Cero disparos, ni una teta al aire, ni una chacha loca, ¡por último!.
Al salir del cine recuerdo que me dijiste que no podías creer lo linda y emotiva que era: " la peli", como te hacia reflexionar de la vida. No me quedó otra más que subirte a patadas al auto y dejarte en tu casa. ni ganas de correrte mano bajo la falda dentro del auto me dieron.

Viernes chico

Jueves en la noche, "viernes chico”, un día de relax, mañana pasar el día en modo ninja para que no te cachen en la oficina la caña que llevas. Una junta con los amigos a beber, hablar, y sacarse la mierda de la semana, de soportar al jefe, de reuniones de mierda, y toda esa basura que no sirve más que para pensar en salir de ahí y estar con los que quieres, con los que te hacen bien. Pero el alcohol no es gratis, y el tiempo tampoco. Luego de una merecida borrachera y conversación, me encamino a mi casa. Muy ebrio para la micro, pero no tanto para un colectivo, total, están hasta tarde, y me voy cómodo a mi casa. Camino a la parada y justo queda un cupo adelante, aprovecho de subir con mi bolso y mi guitarra, sin molestar a nadie, le digo mi dirección, y me dice: "sale como treee luca caalleroó”. A esa hora no lo encontré tan mal para mi estado etílico, además por el peligro de venderla y que me asalten. Una vez que el piloto se sube a su nave espacial, o auto de carreras es increíble como este weon maneja, la cago, ¡me sentí como en esa película de la nave espacial en la que el tipo dice: !!!motores a toda potencia!!!.
Todo se ve más difuso, veo luces de colores, letreros con minas de teleseries, gente que a esa hora no sé qué chucha hace, parejas peleando, minas caminando solas, discotecas de modas de verano, donde van entrando minas con pinta de maracas, mendigos y discapacitados, pidiendo aportes en los semáforos o limpiando vidrios, cogoteos varios de flaites de poca monta, travestís ofreciendo sus servicios.
El Fitipaldi de los coletos no pestañea, no respira, no mueve un músculo, más que para hablar por radio. En el asiento de atrás, una pareja pidiendo rebaja por el pique que obviamente no lo merece. Sé que el weon va a 1.000 por hora, pero lo veo en cámara lenta. Me baja el sueño, pestañeo, veo que estoy llegando al 14. Ya estoy cerca, paso por ese café del 19, me entran las ganas de bajarme y entrar, pero me acuerdo que no me queda dinero y mañana llega el gerente de sus vacaciones y la reunión es a las 8 en punto. Solo queda llegar a casa y dormir.
"caallero oigaaa ya llegamoó", Me dice el chofer, me bajo, me siento como llegando a otro planeta, después de viajar a la velocidad de la luz. Apenas cierro la puerta del auto solo veo humo, con sus llantas de gama brillante y música tecno de los 90's, el piloto interestelar emprende su viaje, solo me queda ir a dormir, mañana, una michelada de desayuno y algunas aspirinas.