miércoles, 1 de febrero de 2017

After

Hoy nos juntamos a hablar, a beber algo y charlar de nuestras vidas, me pides consejos y opiniones de temas que realmente no comprendo, ¿consejos de amor?, ¿relaciones de pareja?, ¡qué sé yo de eso!
Solo se de escribir, de música, de tragos, de drogas, de putas y jeringas. Solo conozco el dolor de agujas en los brazos, de heridas de huesos rotos y moretones de peleas, las únicas penas de amor que conozco son las del quirófano y cuando pasa el efecto de la anestesia.
Una sensación de escalofríos en pensar en algo como una relación seria, creo que no sirvo para eso, solo me quedo callado en la oscuridad abrazado a la noche fría del ácido.
Prendes un cigarrillo y hablamos de nosotros, con un signo de pregunta en mi cara, solo provoco una sonrisa tierna en ti.
Prefiero que hablemos de tus ex y tus fracasos en el amor. Hablemos de ese novio que te golpeaba y lo aguantaste, ese novio que te cagó con tu amiga en tu propia cama, ese novio que se aprovechó de tu chequera y vivió de tus pulmones casi un año. Hablemos de la vez que te dije que me gustabas y me hice tu amigo con ventaja durante tanto tiempo, después fui tu amante cuando te casaste.
¿Hace años que no nos vemos y quieres consejos de amor de alguien como yo?, mejor pide otro trago y cuéntame de tus hijos y cómo va tu vida de divorciada.
-No, no vale la pena, solo no funciono lo de ustedes.
-Tus hijos son grandes y lo comprenderán.
No sé qué más decir. Es bueno decir adiós y dar vuelta la página, como cuando te pegas en drogas duras mezcladas con mezcal.
Terminamos en algún motel del centro un poco ebrios y un poco idos de nosotros mismos.
Dime si te hago olvidar, aunque se aun momento tus problemas, dime si algún día esa promesa de amor será verdad, dime si nos volveremos a ver nuevamente, dime si te paso a dejar a tu casa o te llamo un uber.

1 comentario: