miércoles, 1 de febrero de 2017

Cita

Recuerdo esa tarde que te invite al cine, me dijiste que sí, no pude contener la emoción, pase a cortarme el pelo, hasta me lustre los zapatos.
Llegué en mi auto a tu casa y tú me esperabas con ese vestido de lunares blancos que una vez te dije que me gustaba. Fuimos a ese cine arte que me hablaste y el cual yo lo encontraba muy aburrido. Juntos, vimos la cartelera, traté de esconder mi dicha de tomar tu mano.
Todo se fue al carajo cuando vi la cartelera de mierda que tenía ese cine pseudo artístico de la puta madre que lo pario. Pensé que me dirías que nos fuéramos a otro lado, un bar, por ejemplo, para borrarnos en ginebra, hubiera sido la mejor opción, pero elegiste la peor película mamona que pude ver en la vida.
A mitad de la película salí al baño a mear y de pasada vomitar por lo asqueroso del ambiente de mierda. Cero disparos, ni una teta al aire, ni una chacha loca, ¡por último!.
Al salir del cine recuerdo que me dijiste que no podías creer lo linda y emotiva que era: " la peli", como te hacia reflexionar de la vida. No me quedó otra más que subirte a patadas al auto y dejarte en tu casa. ni ganas de correrte mano bajo la falda dentro del auto me dieron.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario