miércoles, 1 de febrero de 2017

Plantado

Había una chica que conocí en la universidad, me gustaba mucho, en realidad me había obsesionado con ella, la invité a salir muchas veces, ella me dejaba plantado de la manera más atroz. Una vez me dejo plantado en un restaurante, otra vez en un pub, otra vez en una fiesta, otra vez en la playa, otra vez en la nieve etc. Aun así, yo insistía de la manera más estúpida y patética.                       
El día de su cumpleaños y la invité a salir, nuevamente, como regalo de cumpleaños, la invite a un restaurante muy elegante.                 
Esta vez me dijo que si, aunque sabia que era solo por interés, por ese momento era el hombre más feliz de la tierra.
Pidió de todo, tragos, comida, postre, ensaladas. Una cena espectacular, fue una hermosa velada.                
Me levanté de la mesa y fui al baño, pensaba en ella aun cuando estaba mirando la muralla, mientras meaba, me acordé de todas las weas pencas que me hizo siempre, de todas las veces que me dejo plantado y todas las noches que llore por esta mina, no me importaban.                       
Cuando salí del baño caché que estaba hablando por celular con otro tipo, que la iba a llevar a bailar o algo así después de cenar.                      
Estaba tan enojado y me sentía usado que cuando llego la cuenta la miré. eran 95 lucas mas la propina.                     
Me levanté de la mesa, como si nada, caminé a la salida, pedí un taxi y apagué mi teléfono.                  Me fui a un bar que estaba cerca de mi casa a beber toda la noche.                       
Al otro día con una resaca del terror prendí el celular y vi que tenía 45 llamadas perdidas de esta mina.                       
Sólo le mandé un mensaje diciendo lo lindo que lo había pasado y que mil disculpas, pero me salió un percance y que gracias por la buena onda y disculpa la molestia. obviamente era uno de los mensajes de tantos que ella me había mandado cuando me dejaba plantado.
                

No hay comentarios.:

Publicar un comentario