miércoles, 1 de febrero de 2017

Tokata

Hoy es viernes, ya casi acaba el día laboral, solo me queda apagar el computador, ponerme los lentes oscuros y mandar a la cresta toda indicación de mi jefe e invitaciones de after hour de mis colegas.
Llego a mi casa para descansar un par de horas y luego ducharme, comer algo y después salir.
Tomo mi bajo, las llaves, el celular, mi billetera y me dirijo a tomar un taxi. La tocata aun no comienza.
Ingreso al local, guardo el bajo en el camarín, voy a la barra a beber una cerveza y esperar a los demás para la prueba de sonido.
Una buena prueba de sonido, compartir con las bandas, fumar algo, beber otro poco y escuchar a las nuevas bandas.
Vuelvo al camarín para afinar y soltar los dedos, ya nos toca, subo al escenario, conecto mis efectos, cables y ecualizo, todo suena bien, me doy vuelta y veo a toda la gente, amigos que nos fueron a ver, gente que ha oído hablar de nosotros y nos ve por primera vez, también gente que no tenía idea de que existíamos o se pregunta qué mierda hacemos arriba del escenario.
Hace calor, mis dedos acalambran, tengo sed, todo se escucha muy fuerte, pero nada de eso importa, siento adrenalina corriendo a toda velocidad, es un éxtasis tocar en vivo.
Hemos terminado, muchas felicitaciones, abrazos y festejar con amigos toda la noche.
El próximo fin de semana y todos los que quedan de mi vida estaré aquí para esto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario