miércoles, 1 de febrero de 2017

Viernes

Ese viernes, después de salir de la oficina, me fui a mi casa a dormir un rato, ducharme y vestirme para la ocasión. Es el cumpleaños de ese loco que no me acuerdo como se llama pero siempre hablamos weas fomes cuando lo veo en alguna tokata, o en algún bar, o en la plaza tomando. Me lo encontré en el metro y me dijo: ” Weon, voy a estar de cumpleaños y hay carrete el viernes”.
No puedo decir que no, además no había nada más interesante que cagarse de frío.
Fui al bar de siempre y me encontré con una tokata, de esas en las que ya me siento viejo, o muy saturado. De olor a humo de pitos, coca, axila, pilsener y poto, mezclado con bandas de 3 acordes, 1000 efectos y pintas de rudos, para ocultar lo mierda que fue su infancia. Aun así, la idea de estar ahí, decir: Yo estuve en ese lugar, con mis amigos, y me reventé con el festejado jalando.
No puedo ser indiferente a lo que pasa, por eso uno evoluciona, para mejor o peor, creo que no es nada más que sentirse trillado, de hablar con los mismos, entender la mitad de lo que hablan por el ruido y lo duro que están de tanto jale, las mismas bandas, los mismos peinados, el mismo bar de los desconocidos de siempre.
Solo alcance a estar 45 minutos y me dieron ganas de irme, de virar de toda esa mierda. ¿En qué momento se convirtió esto en moda?, ¿Desde cuando, bandas de 100 canciones que suenan una igual que otra son bandas cool?, Eso era para los ramones. Pendejos que me hablan de bandas que no conozco, y no tengo ganas de escuchar, movimientos culturales de las selfies, arte que se venden al primer fondart, tatuajes rudos de las chicas del lugar.
¿qué mierda hago acá?, ¿Porque vine?, ¿Porque escucho a este tarado que escupe mientras habla por lo duro que esta?.
Al rato lo entendí, no lo sabía hasta que la vi, me acerque para saludar y me miraste con cara de: ¿qué haces aquí?, ¿quién eres tú?.
¡A la chucha me voy!, solo te agrade la vez que tenía falopa, En ese momento me hablaste y te reías de mis chistes, te gustaba mi perfume y como te follaba con música de fondo.
Al rato te acercas para saludar, más que coqueta. Me dices: “Invítame un trago y salimos a fumar afuera. Yo, como weon, obviamente dije que sí, me tenías a tu antojo, desde la última vez que fuimos a tu casa a darnos como caja.
Al rato aparece un tipo de la nada y toma a la chica del brazo diciendo con cara de enojado:
-!Vamos, apúrate!!
-Le digo: ¿Qué onda weon que te pasa?
-Enojado, el tipo me dice: !Vo no te metai weon!
-Lo tomo de su chaqueta de cuero y le digo: ¿qué te creí weon, su marido?
-Con ojos ensangrentados y la nariz llena de coca, el tipo me responde: Claro que lo soy weon, soy su marido, ¿Quién chucha eri vo?.
No me quedó más dejarla ir, sin decir una palabra.
Lo pase mejor al rato de esa noche, con las colombianas, en la casa de ese chato que tampoco se me su nombre, pero siempre me hace reír.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario