miércoles, 1 de febrero de 2017

Martes

Día martes en la mañana, me siento un zombie, tengo el cuerpo a medio funcionar, al igual que mis sentidos. En la micro, mirando por la ventana, solo veo más personas con ansias de que el día acabe pronto.
Es un día gris, el ánimo no es el mejor, incluso, veo a un colega de la pega subir a la micro, pero no pienso saludar, porque no me cae bien y es muy temprano para hacerse el amable con weones.
Siento que me voy a enfermar.
De putas, alcohol y semana de mierda, de vodka naranja al desayuno, de frío en la cara que congela la retina de mis ojos, cruzando la autopista, es hora de ponerse la careta y fingir ser un weon más de este sistema, es hora de aparentar estar dentro de la sociedad con una felicidad como la de un puto tarado, como monitor de pastoral de parroquia, como un hombre sin futuro, feliz de hacer millonarios a otros a cambio de un golpecito en la espalda y un sueldo de mierda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario