miércoles, 1 de febrero de 2017

Verano del 93´s

En el verano del 93’s conocí a una chica que le gustaba beber ginebra, la llevaba en una matera todas las tardes a la playa, ella tomaba sol desnuda al mediodía en la piscina de su casa y con el tiempo su acento se hacía cada vez más chileno o al menos eso creía.
Nos juntábamos en la playa todas las tardes en el mismo lugar para beber, hablar de nosotros y mirar la tarde. A veces llevaba mi guitarra y te cantaba canciones de Ilegales y los Prisioneros, aunque preferías a Soda y Charly.
En las noches salíamos a los bares a contarnos historias con extraños y drogarnos.
Ese verano decidí estudiar literatura, dejarme crecer el pelo y planear un viaje a tu país para fines de año, nunca hice nada de eso, me dediqué a beber, escribir y tocar guitarra.
Nunca más supe de ti.
Después de tantos años he vuelto a la misma playa y te he encontrado en el mismo lugar donde nos vimos la última vez, con la misma matera, la misma rubia melena y la misma sonrisa que me flechó el corazón ese verano, salvo que ahora tienes esposo e hijos.
Desde la distancia estas igual de hermosa que aquel verano del 93.
Vuelvo al hotel, con una botella de ginebra en la mano para celebrar que al menos alguien es feliz después de haberme conocido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario