miércoles, 8 de febrero de 2017

Pensamientos varios

Hoy he vuelto a un bar que no frecuentaba hace mucho tiempo, la última vez que estuve aquí me echaron por una pelea con unos tipos que ya ni recuerdo.
Increíble, a pesar de los años, apenas entre y me acerque a la barra a pedir una cerveza el dueño del bar me dijo que si no me largaba del bar inmediatamente llamaría a la policía, No lo culpo.
Es de noche y caminando por calles vacías encuentro mendigos tapados con frazadas, cartones y mantas llenas de orina y vino en caja, aferrados a una improvisada fogata, prostitutas extranjeras y travestis subiendo en autos lujosos sin patentes, topless de mala muerte, peleas en la vía pública y uno que otro yonqui buscando algo que comprar.
Camino lento con una petaca en la mano y mi guitarra en la otra sin rumbo fijo, solo buscando donde pasar la noche.
Hace muchos años que no frecuentaba esta ciudad, todo ha cambiado, muchos recuerdos.
Me siento en una banca a descansar y prender un cigarro mientras miro una mujer asomada por el balcón de un edificio.
Tuve una mujer con la que años atrás en tiempos de verano frecuentamos estos bares, bebiendo distintas marcas de cerveza, caminábamos toda la noche y conversábamos sobre la vida y lo que nos mueve, nos hace caminar, la sensación de vacío que crea la necesidad de tener aquello que no poseemos. Siempre la quise, pero nunca tuve la valentía de decirlo, siempre la he extrañado, pero nunca la he vuelto a ver para decirlo.
Ya casi mi botella esta vacía y amanece en esta ciudad, buscare un lugar donde dormir o algún bar que aun esté abierto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario