miércoles, 1 de febrero de 2017

ARKANA

Después de tanto tiempo solo me queda agradecer a esa amiga que me dio el empuje para escribir, la cual admiro y me conquisto el corazón, con su gran coraje y su gran amistad.
Con la cual hablábamos de baudelaire, que le gustaba mis historias, que nos fotografió en varias de nuestras tokatas, que me aconsejaba literariamente y que cada vez que tocamos aquella canción me recuerda la gran amiga que fuiste. La chica del club de golf.
Estás en cada línea que escribo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario